sábado, 14 de febrero de 2009

HICISTE FLORECER ESTE AMOR

Por Leomas

Una célula despegó del sol hace varios años y hoy llegó a mi corazón como tesoro y encanto. Encendió fuego, con rubí rojo brillante y lágrimas de oro se desprendieron de mi corteza. Hubo relámpagos de amanecer y tu fuerte silueta, decoró la habitación que estuvo cerrada. Ráfagas de pétalos soñados, adornaron mi ventana y brotó un cristal con música e hizo fiesta y danza en mis sentidos.

Como terremoto en la distancia, llegasteis a mi vida. Como un tsunami, movisteis la tierra que llevo dentro. Semillas de azucenas, rosas, claveles y lirios, nacieron como en primavera. Al poco tiempo regado el plantío, todas florecieron y aromatizaron mi existencia. Ahora estás aquí. Tu húmedo y maravilloso néctar perfumado me alienta.

Un jardín inmenso y fresco, irradió tu fina mirada. Invadió todo mi ser tu exquisita palabra. Sembraste ternura y tuve miedo de perderte con la claridad del día. Creí con seguridad al minuto, que habías llegado y dormí esperando despertar sin borrar el sueño dorado. No hubo nubarrones y los cristales de nieve, avisaron de tu llamado.

Ahora nunca te debo perder. El sol desde donde salisteis, mostró complacencia y cada átomo en su composición, lanzó suspiros de vida. Todo es sonrisa y han desaparecido mis tristezas. Me hicisteis sonreír en medio de la trajedia de los últimos años. Tu linda figura, transformó mi alma. Fuertes vientos llegaron desde el sur y calentaron el inmenso frío del invierno. Ahora hay verano en mi cuerpo. Alas de acero, fueron revestidas con linos blancos y dorados. Tu sonrisa conquistó con manantiales, el desierto que se estaba formando y nuevas plantaciones renacieron. Todo se volvió melodía de los dioses y dejé caer mis secretos sobre tu belleza.

Hoy he decidido quedarme dentro de tus brazos. He firmado un convenio con mi mente, para escriturar de por vida, esta alianza que mueve la montaña de mi romance. Quiero que nunca te vayas y que me dejes entrar en tus propias entrañas. Tengo varias espadas de plata para protegerte y un escudo en quilates, te hará inmune a lo desagradable. Decirte amor es pequeño. Estoy usando mi escasa imaginación, para enviarte mi alma.

Regálame tu risa y haré un nicho para guardarla con coraza invisible en mi pecho. Entrégame tu vida y has con la mía una sortija. Estoy listo sin desesperarme, para conquistarte. Quiero construir una casa con aromas celestes, para rodear el amor que siento. Cuando llegue a tu ciudad, te entregaré mis besos. Mis caricias serán sólo para ti. Mi cuerpo todo, esta sonriente y quiere volar a tu encuentro. Espérame y no me dejes. Como te extraño y como te pienso. Eres un manjar exquisito y quiero probarte siempre.

He vuelto a componer para ti y tu has puesto energía a mi atardecer. Ahora hay luz muy fuerte y desaparecen las sombras. Te aseguro que ya no habrán fantasmas. Si tu me dejas entrar para amarte, derretiré las penas del pasado y eres desde ayer mi futuro. Eres mi presente y quiero ser tu siempre sin recordar el ayer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Sigueme

Se ha producido un error en este gadget.